Header Ads

REVIEW: RAGE - LEE SANG-IL


El 17 de septiembre del año pasado se estrenó en Japón "RAGE", la esperada nueva película del célebre director Lee Sang-Il, reponsable de las multipremiadas cintas "HULA GIRLS"  y "VILLAIN" ("Akunin"). El largometraje fue galardonado en los premios de la academia de cine japonés en las categorías de mejor actor secundario para Satoshi Tsumabuki y mejor actor revelación a Takara Sakumoto, además de conseguir más de 13 nominaciones y otras 4 en los ASIAN FILM AWARDS. Se estrenó en nuestro país dentro del festival de cine de San Sebastián, aunque también se proyectó en Toronto, Santa Bárbara, Fantasia, Tokio o Hochi.


Sang-Il vuelve adaptar una novela de Shûichi Yoshida, publicada en 2014, tras el éxito de "Akunin", donde nos presenta un terrible asesinato de un matrimonio en el que la palabra "Ira", escrita en una de las paredes con la sangre de las víctimas, tendrá vital importancia. Un año después, cuando todavía no se ha encontrado al responsable, tres parejas diferentes de Tokio y Okinawa conocen a personas con un pasado misterioso. La relación entre ellos será clave para solucionar el caso y encontrar al verdadero asesino.


El comienzo no puede ser inquietante y claustrofóbico, característico de las grandes cintas del cine de suspense, donde se nos dará una serie de pistas, para descubrir quien es el responsable. Durante el trascurso de la historia, se irá descubriendo que ésto no es lo que le interesa al autor del relato, sintiéndonos engañados en cierta medida. Va más allá, partiendo de un falso thriller que acaba convirtiéndose en un trágico y potente melodrama, donde el director, a través de su eficaz trabajo, nos expone un profundo estudio sobre las emociones humanas. Los estragos y consecuencias de las mentiras, así como la falta o exceso de confianza, pueden conducir a la ira y afectar terriblemente a las relaciones personales.


Toda esta catarsis emocional es gracias al apoteósico reparto, liderado por el nominado al oscar Ken Watanabe, que interpreta con una contención magistral a un padre de familia; inerte, inseguro y pasivo a los problemas de su hija, una adolescente captada por una red de prostitución, donde veremos una de las mejores actuaciones hasta la fecha de Aoi Miyazaki. Por no hablar de Satoshi Tsumabuki, que repite con Sang-Il después de "Akunin", en el papel de un homosexual que se enfrenta a una difícil carga familiar y personal, y, sobre todo, la pareja formada por la adorable Suzu Hirose, que ya nos enamoró en "Nuestra Hermana Pequeña" de Koreeda, en el que su dulzura e inocencia impregnará la espeluznante situación que le tocará vivir, y el debutante Takara Sakumoto, marcado por la culpa y la rabia que nos desgarrará el corazón. Sin olvidar la memorable actuación de Gô AyanoMirai MoriyamaKen'ichi Matsuyama, cuyo secretos y misterios nos tendrán en vilo hasta el final.


Todo apoyado en el cuidado apartado artístico y técnico, donde destaca el  inteligente y audaz montaje de Tsuyoshi Imai ("Hula Girls", "Gantz", "Rurouni Kenshin"), quien es capaz de construir todo tipo de emociones y sensaciones gracias a la sucesión de planos interpuestos de las tres realidades mezclado con flashbacks al pasado referentes al asesinato, conseguido gracias también a la preciosa fotografía, y en ocasiones angustiosa, de Norimichi Kasamatsu, habitual colaborador de Sang-Il.

La música corre a cargo del mítico compositor Ryuichi Sakamoto, ganador del OSCAR por "El Último Emperador" y responsable de las partitura de "Merry Christmas Mr Lawrence" de Nagisa Oshima, la cual es vital para la inmersión total en el relato. El músico vuelve a contar con la orquesta Frantic Percussion Ensemble tras la grabación de la B.S.O de "El Renacido" de Alejandro G Iñarritu, además del excepcional guitarrista Christian Fennez, los cuales consiguen un perfecta simbiosis del minilamismo más clasico del piano, una desgarradora sinfonía de violines y cellos y los acordes experimentales de la guitarra.


La cinta comparte diferentes paralelismos tanto en temática como en técnica con claras referencias a la obra magna del director, junto a "HULA GIRLS", como es "VILLAIN" ("Akunin"), la anterior adaptación de una novela de Yoshida. Ambas parten de la premisa de la solución de un perturbador asesinato como excusa para desarrollar la verdadera naturaleza del ser humano, donde se reflejarán los sentimientos más turbios -y en ocasiones luminosos- del fondo de nuestro ser. Todo ello marcarán las decisiones que tomemos en nuestra vida y cómo acabará afectándonos de algún modo, bien sea a nosotros mismos o a la relación con la sociedad. Sin embargo, cada una tiene identidad propia.


En definitiva, "Akunin", como se conoce en Japón, pese a sus pequeños defectos y excesos dramáticos, se trata de una compleja propuesta cinematográfica sustentada en una arriesgada estructura narrativa; en un principio puede llevar el espectador a la confusión y al engaño, pero que si se deja llevar por completo, encontrará una relato apasionante sobre el alma humana con desgarradoras reminiscencias antropológicas capaz de remover conciencias: soledad, confianza, mentira, verguenza, amor...

"Rage" de Lee Sang-Il se encuentra inédita en España, aunque se puede adquirir en su idioma original a través del siguiente enlace a CD JAPAN.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.